Cómo reparar un corazón partido

Este artículo ofrece consejos sobre cómo dejar atrás una mala relación. A pesar de un corazón roto es difícil de tratar, seguir adelante con la vida es esencial para la curación. Los corazones rotos toman tiempo para ser reparados.

Un dolor sin fondo

Un corazón roto no duele como cualquier otra parte del organismo lastimada. El dolor del corazón roto es un dolor emocional, sin fondo. Quien haya padecido el dolor de un corazón roto, sabe que lo único que desea es que este dolor desaparezca… y aunque todo el mundo ya lo sabe no está de más recordar que ¡no hay apósitos para corazones rotos! Sin embargo el dolor del corazón roto no es incurable. Si es tu caso, hay muchas cosas que puedes hacer para comenzar a reparar tu corazón… y dejarlo preparado para vivir nuevas emociones.

Comienza a reparar tu corazón

Para empezar, debes tener en cuenta que no hay nada tan injusto como un corazón dolorido. Probablemente hayas pasado muchas horas y hasta noches sin dormir pensando cuál es tu parte de culpa para que ahora estés padeciendo este dolor… de manera que ya es hora de que dejes de llorar. Es cierto que se ha producido un cambio significativo y doloroso en tu vida, pero quedarte en el pasado demasiado tiempo puede causar más daño que consuelo. También puedes buscar alguien con quien hablar, que te escuche y te ayude con buenos consejos.

Busca distracción

¿Demasiado tiempo con tu ex pareja te ha alejado de tus antiguas amistades? ¿Esa relación demasiado absorbente te ha convertido en una persona solitaria! ¡Da vuelta la página! Uno de los mejores remedios para un corazón roto y solitario es recuperar viejos amigos o tejer una nueva relación con padres o hermanos. ¿Qué te parece empezar a ir al gimnasio o inscribirte en un curso de algo que siempre quisiste hacer y nunca tuviste la oportunidad? Manos a la obra… y a rehacer tu corazón.

Mira al futuro

Una vez superado el duelo, y tal vez la sensación de lástima hacia ti mismo y tu desgracia, es hora de volver a mirar hacia el futuro. Seguramente tenías muchos planes para el futuro; de pronto todos los sueños se esfumaron y ahora parece que no hay futuro posible… ¡Reconsidéralo! Debes recrear dentro tuyo la necesidad de iniciar un capítulo nuevo en el libro de tu vida, más allá de la ira y la tristeza. La esperanza y las ganas de vivir son sentimientos buenos, positivos, reparadores. Tal vez tu ex pareja no era precisamente la persona indicada, pero ella o él sólo están en un lugar: el futuro. ¡Y ya es hora de comenzar a buscarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*