¿Vale la pena salvar la relación?

Una relación es el encuentro de dos personas unidas a través del amor y el afecto. Los problemas son parte integrante de todas las relaciones. Ninguna relación ha sido perfecta, todas tienen algún problema en su vida. Sin embargo, las parejas, muchas veces sienten que las circunstancias han llevado a la relación a una encrucijada, donde solo hay dos opciones, la separación o tratar de resolver los problemas y seguir adelante.

Algunas personas que no creen en la reconciliación, piensan que la mejor solución es empezar una vida nueva. Sin embargo, cuando hay alguna esperanza la relación no debe dejar que se termine. El camino para recomponer la relación es largo y requiere de mucha paciencia y coraje por parte de los dos, pero el resultado es muy satisfactorio ya que volverán a enamorarse y a seguir el camino juntos.

No hay relaciones iguales, por lo tanto los problemas son distintos. Los problemas que se observan frecuentemente entre las parejas son la infidelidad, los problemas económicos, el trabajo y la desconfianza. Algunos problemas con mayor intensidad que otros pero la forma de hacer frente a ellos son los mismos. El único requisito es el enfoque y la dedicación a los problemas por parte de los dos si quieren que su relación sea la misma que cuando empezaron.

El primer paso es llegar a una conclusión acerca de los factores que llevaron a la crisis en la relación. Estos problemas deben ser identificados para poder resolverlos. Analizar la relación y aceptar que hay problemas es fundamental para seguir avanzando en una solución, teniendo en cuenta el punto de vista de la otra persona.

Después de identificar los problemas, estos temas deben ser tratados y hay que tratar de solucionarlos. Por ejemplo, si la infidelidad es el tema crítico, debe ser enfocado y tratado. La cuestión puede ser la falta de atención, deseos insatisfechos, pero cualquiera sea el motivo hay que abordar el problema y ver qué lo llevó a desencadenarlo.

La comunicación es una parte esencial de todo el proceso. Las parejas tienen que sentarse juntos y discutir abiertamente el tema central sin ninguna clase de reproches ni acusaciones. La honestidad es muy importante, porque mientras no sean abiertos y sinceros el uno con el otro, no habrá confianza y la relación seguirá deteriorándose. La comunicación es una parte muy importante en la relación con su pareja, en eso se basa el intercambio de sentimientos. Si esto se pierde los problemas no se solucionan.

La mejor parte de todo el proceso es la elaboración de un plan estratégico para ayudar a superar sus problemas. Esta es la parte donde la pareja trabaja en equipo para lograr un objetivo común, algo que es muy importante para ambos. Después de toda planificación, la pareja tiene que poner todo de sí. El esfuerzo no puede parar y tiene que seguir adelante.

El motivo fundamental es conseguir nuevamente el amor y por lo tanto, no es demasiado difícil y tampoco es un trabajo muy tedioso. Pequeñas contribuciones de ambas partes hacen que la relación perdure. Ser amado es una necesidad básica de cada individuo y resulta ser una experiencia muy gratificante para los dos.

Sin embargo, no todas las relaciones se pueden recomponer, ya que no todos los individuos son iguales. Algunas relaciones es mejor terminarlas. Si una relación es abusiva y violenta, la víctima de estos abusos debe dar por terminada la relación.

Una relación no debe de continuar por el motivo a que tengamos miedo a lo inesperado luego de la ruptura con nuestra pareja o por el hecho de estar acostumbrado a convivir con la otra persona. La única razón para estar en una relación con alguien debe ser el amor y sólo este tipo de relaciones perdura en el tiempo y es un ejemplo para los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*