El lenguaje de los gestos y la atracción

La mayoría de las veces, el lenguaje gestual dice mucho más que las palabras. De hecho, la comunicación no verbal en una conversación ya sea telefónica o cara a cara… ¡ocupa más de la mitad de lo que se comunica!

Los gestos son observados e interpretados en forma mutua y casi inconsciente, a través de canales paralelos a las palabras. Además, en el resultado final de la cita, influyen otros factores como los cambios de tonalidad y la temperatura de la piel, la medida de la fuerza al dar la mano, el tono y timbre de la voz y, en síntesis, todos los factores que contribuyen a crear la «primera impresión«. En algunos casos este lenguaje de los gestos es tan transparente que apenas te reúnes con tu potencial pareja, rápidamente puedes adivinar sus intenciones y deseos y saber si se siente atraída por ti. En otros, en especial cuando se trata de personas tímidas o con dificultades para expresarse, es un poco más difícil, pero con algunas pistas y un poco de práctica, podrás descubrir si realmente está interesada en ti a pesar de su miedo al rechazo o la vergüenza.

Por ejemplo, cuando una persona se siente atraída por otra, durante la conversación avanza su torso y lo inclina sobre ésta. Si tu cita se siente realmente atraída por ti, se aproximará y realizará movimientos de vaivén. Si la atracción es mutua, probablemente tú imitarás sus gestos o los replicarás como si fueses su espejo; este fenómeno se llama «posturas congruentes» y se produce cuando existe afinidad o amistad entre los participantes de la conversación. Si te sientes muy atraída por la otra persona, pero deseas disimular tus sentimientos hasta estar seguro o segura de sus intenciones, ¡evita las posturas congruentes! Preferiblemente cruza los brazos o aleja la silla de la mesa… De esta manera estarás estableciendo una distancia que el tiempo y el conocimiento mutuo se encargarán de derribar!

Algunas personas conocen los trucos de la comunicación no verbal y pueden utilizarlos en su favor; por ejemplo, mirar fijamente a los ojos de la la otra persona hasta conseguir inclusive alterarle los nervios o hacerla sentir incómoda. En muchos casos es sencillamente una táctica de seducción, pero esta actitud te brindará información valiosa. En los primeros encuentros de citas online, los varones pueden intentar hacer algunas caricias inocentes como tomar la mano de la chica, tocarle el cabello o posar su mano en el brazo; los más audaces tratarán de apoyar su mano en su pierna o rodilla. En todos estos casos debes saber que estos contactos físicos no son demasiado importantes; lo principal es tu capacidad para observar el conjunto de actitudes y gestos que envuelven las palabras y van creando el clima del encuentro. Por ejemplo si al tocarle percibes su piel desagradablemente fría, si su tono de voz intenta ser forzadamente romántico o su mirada bailotea de aquí para allá sin fijarse nunca en tus ojos o las partes más atractivas de tu cuerpo, te recomendamos pensarlo muy bien antes de tener un próximo encuentro.

En cambio, si le interesa lo que cuentas y cómo lo cuentas, si expresa buen humor, si su actitud es tranquila y relajada, son indicios de que la otra persona se siente realmente a gusto contigo. Para asegurarte, lo mejor es expresar tus sentimientos con gestos o palabras y avanzar en una duradera amistad o un encuentro amoroso prometedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*