De qué puedes hablar cuando no sabes de qué hablar

Supongamos que has hecho contacto en un sitio de citas en línea con una persona encantadora pero… un poco tímida, o mejor dicho poco conversadora; después de hablar de los temas habituales como la familia, el trabajo, estudios, aficiones… no sabes qué más decir y él o ella en realidad no ayudan demasiado.

Conversaciones iniciales

Una forma saludable de comenzar una conversación es una pequeña charla para tener un panorama general acerca de los gustos e inquietudes de cada uno; así, podrás enterarte qué le gusta discutir y qué sobre qué temas preferiría que la dejaras en paz, y al mismo tiempo descubrir los intereses que tienen en común. Todo esto contribuye enormemente a construir la nueva relación.

Aprende a manejar las pausas y silencios

Después de un intercambio bastante intenso, es normal que surjan momentos de silencio; de hecho, si estuviesen frente a frente, no les parecería nada extraño quedarse callados un rato, pensando cada uno en lo que ha dicho el otro. Sin embargo en el chat es difícil aceptar los silencios pues no sabes qué está ocurriendo del otro lado… Aprende a manejar las pausas y silencios, tomándote tu propio tiempo para reflexionar y, si pasan los minutos y no hay nuevos intercambios, envía un emoticono con una sonrisa, una flor o lo que tu imaginación te dicte.

Nuevos temas de conversación

En general, las personas tímidas o poco sociables padecen un gran temor a ser rechazadas de alguna forma o resultar desagradables para su ocasional interlocutor. En realidad es normal que no estemos tratando de agradar a los demás todo el tiempo, pero en un sitio de citas online sería importante tratar de impresionar favorablemente. Sin embargo, las personas tímidas no pueden superar esta valla fácilmente; por eso, si estás conversando con alguien tímido, puedes hacerle saber tu aceptación con un cumplido o destacando algo realmente atractivo que hayas visto en su estilo de vida o su personalidad. Verás cómo la conversación comienza a fluir más libremente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*